Skip to content

Vinos, ¿Cuál es tu favorito?

Una de las bebidas más conocidas a nivel mundial es el vino, y existe gran diversidad en la preparación, color y sabor. Hay hasta concursos de vinos en algunos países. Están los vinos tradicionales y los más nuevos, los orgánicos y qué decir de este listado de vinos ecológicos.

La verdad es que, tras una deliciosa copa de vino, que podemos acompañar con un plato de comida, se esconde un proceso de elaboración minucioso. Descubramos algunos de los tipos más comunes y así podrás escoger tu favorito.

Tipos de vinos

Existen diversos tipos de vinos. Sus principales características son su color, textura, sabor y aroma; estas los diferencian entre sí. Pero además podemos clasificar los vinos por otros aspectos. Básicamente podemos dividirlos en 3 categorías o tipos de vino: blanco, rosado o tinto. Veamos.

Según el color

Debido a su color podemos diferenciar un tipo de vino de otro. Por ejemplo, el blanco, el cual es elaborado sin los hollejos y solo se fermenta el mosto.

Vino rosado; su fermentación es similar a la del vino blanco, pero es macerado unas horas previas para obtener el color deseado.

El tinto es elaborado con los hollejos y el masto, los cuales le dan su color característico.

Según la cantidad de azúcar

Otra forma de diferenciar los tipos de vinos es según la cantidad de azúcar que contiene el producto una vez embotellado. En base a esto el vino puede ser: seco, semiseco, semidulce o dulce.

Según el gas carbónico

Estas son las burbujas que vemos en el producto. Se puede utilizar más o menos gas y en función de ello el vino puede ser de tipo:

  • Tranquilo: las burbujas son residuales, casi imperceptibles.
  • O aguja: se notan las burbujas, el gas carbónico puede ser producido por la fermentación o agregado posterior a este proceso.

Según la crianza en barrica

La duración en la barrica o botella también determina el tipo de vino que podemos elegir. El vino puede ser noble cuando tiene una duración mínima de 18 meses en el recipiente de madera. Vino añejo, mínimo 24 meses o vino viejo, mínimo 36 meses.

Po otra parte, los vinos tintos pueden recibir otra clasificación según el tiempo o periodo de envejecimiento:

  • Crianza: un tiempo mínimo de 6 meses y máximo de 24 meses.
  • Reserva: mínimo 12 meses y máximo 36 meses.
  • Gran reserva: mínimo 18 meses y máximo 60 meses.

Los vinos blancos y rosados también suelen clasificarse de la misma forma, reduciendo los periodos de meses de envejecimiento.

Si quieres elegir un buen vino asegúrate de conocer todos estos detalles antes de destapar una botella, así podrás degustar mejor su sabor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.